[ad_1]

La suspensión de las exportaciones de carne por 30 días, pone en compromiso a más de 100.000 cargos laborales relacionados con la cadena exportadora

La suspensión de las exportaciones de carne por 30 días, pone en compromiso a más de 100.000 cargos laborales relacionados con la cadena exportadora.

Así se desprende de un flamante estudio de la Fundación Agropecuaria para el Avance de Argentina (FADA) que señaló, además, que en total «la cadena de la carne de vaca crea más de 400.000 empleos».

«No es culpa de la carne. Al opuesto, la cadena de la carne vacuna para exportar moviliza cientos de empleos y regresa con inversiones a las diferentes zonas del país. Es lo contrario a eso que requerimos (el cierre de exportaciones) y puede ocasionar un efecto boomerang, volviéndose en contra desde otro lado, sin llegar a una solución real sostenible», puntualizó el reporte.

Cierre de la exportación de carne: peligran 100.000 trabajos

David Miazzo, economista jefe de FADA, señaló que el freno a las exportaciones de carne vacuna no bajará la inflación.

«La inflación no se origina en el valor de la carne, se origina en la emisión monetaria. No solo sube el valor de la carne, suben todos los bienes y prestaciones de la economía. No poseemos un inconveniente de costos, poseemos un inconveniente de moneda, cada vez se requieren más pesos para adquirir la misma proporción de carne, nafta o tomates», explicó.

«Mismos costos con menos empleo y menos inversiones. La medida de frenar las exportaciones de la carne acaban en un efecto opuesto. La inflación y una menor producción de carne harán que los costos terminen subiendo igual», precisó.

Para Miazzo las intervenciones sobre las exportaciones tienen la posibilidad de bajar los costos de la carne en el corto período, pero no en el mediano período. «Es decir, vamos a tener los mismos costos, pero menos producción, empleo, inversión y exportaciones. La cadena de carne bovina crea más 3000 millones de dólares cada un año en exportaciones», señaló.

Con respecto al incremento de costos que sufrió el producto en los últimos tiempos, FADA detalló que uno de cada 4 pesos son impuestos.

«En el kilo de carne pagamos 28% de impuestos. Esto debe ver con cómo la carga de los impuestos va pesando mientras el producto va pasando por los eslabones de la cadena. Debe ver con cómo se van conformando los costos durante la cadena de los productos, en esta situación de la carne. Sabiendo que los impuestos afectan al nivel de costos, pero no afectan la evolución. Oséa, bajando los impuestos ayudamos a bajar el valor de la carne entre otras cosas $100, aliviando nuestros bolsillos. Después en el tiempo por efecto de la inflación, puede que siga subiendo, pero facilita ir aliviando nuestros bolsillos», sugiere el estudio.

De igual modo, Mazzio señaló que el cierre de las exportaciones es lo contrario a eso que se requiere para salir adelante. «El inconveniente de la Argentina no es que la carne. Venimos perdiendo poder de compra desde el 2018, como resultado de la caída de la economía, la inflación y la devaluación. Lo que requerimos es crear más empleo, actividad económica e inversiones», señaló.

El reporte de FADA concluye que la carne que se produce consigue para abastecer el mercado local y a la vez exportar. «La Argentina no tiene un inconveniente de abastecimiento al mercado de adentro. Consumimos 48 kilos carne vacuna por persona por año pero, paralelamente, exportamos el 29% de la producción. El inconveniente es el ingreso al consumo de carne vacuna, por carecer de generación de empleo e capital, con pérdida de poder de compra», concluyó Mazzio.

Asociación Empresaria Argentina: exportar es escencial para crecer

En tanto, desde la Asociación Empresaria Argentina señalaron que «el futuro argentino es dependiente vitalmente de las exportaciones. Sólo exportando más saldremos del estancamiento y nos encaminaremos hacia el avance».

«Restringir las exportaciones de carne vacuna es una decisión muy negativa que nos aleja de dicho propósito», expresaron en su comunicado.

«Afectará a toda la cadena de valor de esa actividad distribuida en distintas zonas de nuestro país, nos hará perder valiosas divisas, y desalentará inversiones y la generación de empleo en el área. Pondrá también en compromiso el ingreso a mercados en el exterior que con tanto esfuerzo se logró abastecer», agregaron.

«Además, por ser una actividad poderosamente identificada con la Argentina representará una señal muy negativa para la concreción de inversiones en el resto de la economía», señalaron desde la Asociación.

«En efecto, estas necesitan de un marco de previsibilidad y respeto a las reglas de juego que generen seguridad en el rumbo del país. La decisión de limitar las exportaciones en un área tan arquetípico como el de la carne desgraciadamente no contribuirán al logro de dicho propósito», concluyeron.

[ad_2]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *