Cuidado si hacés operaciones bancarias online: 5 estafas comunes – Argentina

Cuidado si hacés operaciones bancarias online: 5 estafas comunes

Tu cuenta bancaria podría ser vulnerable, pero podés adoptar pasos sencillos para cuidarla y estar seguro de que tu dinero permanezca seguro

Con la tecnología cada vez más avanzada, los bancos y las “fintech” compiten entre sí para añadir servicios bancarios a los que se tienen la posibilidad de entrar a través de numerosas interfaces y apps.

Pero lamentablemente, los delincuentes cibernéticos y los estafadores también se están volviendo más conocedores de la tecnología y esto llevó al incremento de estafas que victimizan a los desventurados usuarios de la banca en línea.

Como sucede con toda clase de fraudes, la manera más óptima en que los usuarios bancarios tienen la posibilidad de contrarrestar esto es tener más información y ser conscientes en forma plena de los probables peligros que acechan en el ciberespacio. A continuación, mostramos cinco de las estafas bancarias en línea más recurrentes que los individuos tienen que conocer:

Suplantación de identidad

Aunque varios individuos de banca en línea en este momento son conscientes de lo que es el “phishing”, varios de ellos siguen siendo víctimas de él. En los fraudes electrónicos, el phishing es quizás la forma más vieja de robo de identidad donde los estafadores envían un correo electrónico de fachada auténtica que en teoría procede del banco de la víctima, solicitándole que actualice la información de su cuenta por numerosas causas que parecen oficiales.

Después, se le pedirá al cliente que realice clic en un link que se piensa que lo dirige al página web del banco, pero en cambio lo transporta a un sitio que se ve precisamente como el sitio del banco pero que de todos modos es engañoso.

En este sitio falso es donde los estafadores tienen la posibilidad de registrar algún información pertinente. entra el cliente. Para evadir ser engañado en una estafa de phishing, jamás hagas clic en links para actualizaciones de cuentas bancarias.

Si necesitás actualizar la cuenta, hacélo escribiendo la dirección del página web del banco (generalmente www.nombre-del-banco.com) vos mismo. Si recibís algún “correo electrónico bancario”, aseguráte de llamar a tu banco para corroborar si hablamos de una comunicación legítima.

Contraseñas robadas

Quitar, transcribir o acertar contraseñas es otro método extensamente usado por los piratas informáticos para conseguir ingreso a cuentas bancarias o transferencias financieras. La mejor prevención que tienen los usuarios bancarios contra estos asaltos es usar contraseñas más seguras.

Las contraseñas más largas tienden a ser más difíciles de transcribir, de la misma manera que las contraseñas que se conforman de letras y números. Una contraseña de 5 letras y números se puede transcribir en 10 segundos, en tanto que una de 8 letras y números unicamente se puede acertar de manera correcta en 115 días. Además, si no podés recordar tus contraseñas, aseguráte de registrarlas en un archivo seguro y no a la visión de nadie.

Ataques de gusanos o virus

Otra forma de estafa en línea que se regresa más habitual en estos días es la utilización de gusanos o virus. Considerá este escenario: un “amigo” tuyo en Facebook o Instagram te invita a conocer un video imperdible. Suponiendo que conocés al remitente, hacés clic en el link para ver.

Después, la PC se congela y te comunica que tu programa de video debe actualizarse. Una vez que hacés clic para “actualizar”, lo que obtenés no es una versión actualizada de tu reproductor de video, sino un software malicioso o un caballo de Troya.

Cuando el virus ingresa a tu PC, la mayoría de los datos en ella se copiarán y enviarán a los piratas informáticos, quienes después usarán algún información que logren conseguir para entrar a cuentas bancarias o documentos financieros.

Hay inclusive tipos más avanzados de esta clase de ficheros troyanos que tienen la posibilidad de hacer transacciones fraudulentas mientras un cliente de banca en línea está conectado al página web del banco.

Para asegurar tu PC de troyanos y software malicioso que se están volviendo muy recurrentes, invertí en un programa antivirus actualizado y efectivo. Además, debés tener precaución con los sitios a los que ingresas en la web, dado que varios de ellos tienen la posibilidad de comunicar estos virus sin saberlo.

Software malicioso en PCs en sitios públicos

Los delincuentes cibernéticos también aprendieron el arte de agredir a la gente que usan PCs públicas. Estos piratas informáticos llegan inclusive a trabajar en hoteles, aeropuertos, cibercafés y otros centros de negocios a los que la gente entran para entrar a la web.

Empiezan sus esquemas fraudulentos instalando programa en las PCs que registra las pulsaciones de teclas ingresadas en la PC. Tan próximamente como alguien acceda a un sitio de banca en línea a través de estas PCs, los datos de la cuenta, como el nombre de usuario o la contraseña, serán guardados por el programa malicioso antes instalado y enviado a las PCs del estafador. Por lo tanto, es aconsejable abstenerse de entrar a tus cuentas bancarias en línea cuando uses PCs en sitios públicos.

Riesgos en redes inalámbricas

Más allá de que la utilización de una red inalámbrica puede ser un ingreso móvil muy favorable a Internet, también es muy vulnerable a la piratería de estafadores, dentro interferencias, raptos, escuchas secretas y otros asaltos inalámbricos semejantes.

Tomá prudencias complementarios cuando uses redes inalámbricas, principalmente fuera de tu lugar de vida u oficina, aunque inclusive estos sitios tienen la posibilidad de ser penetrados por estafadores motivados financieramente por estafadores motivados financieramente.

Formas de asegurar tu cuenta bancaria

Tu cuenta bancaria podría ser vulnerable a fraudes y cargos desmesurados, pero podés elegir la adopción de los próximos pasos sencillos para cuidarla y estar seguro de que tu dinero permanezca seguro.

Desde sostener la información de tu cuenta fuera del alcance de otra gente hasta seguir estando al día con tu saldo y estados de cuenta y sostener una línea de comunicación abierta con su banco, estos consejos son fáciles pero necesarios.

Mantenete actualizado con tus estados de cuenta mensuales

Seguir estando al día con la actividad de tu cuenta y comprobar atentamente tus estados de cuenta cada mes tiene dos propósitos destacables. Primero, si sabés cuánto dinero hay en tu cuenta en todo instante, no gastarás ni retirarás más allá de tu límite.

En segundo lugar, debés comprobar tu estado de cuenta para estar seguro de que todos los cargos, débitos, pagos y retiros de tu cuenta sean transferencias que autorizaste. La mejor forma de llevarlo a cabo es mirando atentamente tu estado de cuenta cada mes. Si descubrís una transacción que se ve fuera de lugar, ponéte en contacto con tu banco lo antes viable.

Mantené la información de tu cuenta lo más privada posible

Jamás le entregarías a un extraño tu número de cuenta, así que aseguráte de ofrecer esa información solo a compañias en las que confíes. No respondas a ninguna aprobación con tu número de cuenta: es una forma fácil de ser víctima del estafa de cheques.

Mantenete en contacto con tu banco

A la primera señal de estafa o inconvenientes con tu cuenta, estar comunicado con tu banco debe ser tu primer paso. Cuanto más esperes antes de llamar o conocer tu banco, más tiempo le tomará a la institución solucionar algún inconveniente que permanezca.

Aseguráte de almacenar copias de algún archivo implicado en la actividad sospechosa. Si tu cuenta fué defraudada, es viable que también debas comunicarte con las autoridades.