Cada vez cierran más locales y oficinas – Argentina

cada vez cierran más locales y oficinas

Locales cerrados y calles vacías se están convirtiendo en una sección usual de las postales de Buenos Aires. Los números de la crisis

Más allá de que el nivel de actividad es más grande que meses atrás, cuando regían duras cuarentenas por el coronavirus, el cierre de áreas de trabajo y locales comerciales en Argentina se profundizó en el primer período de tres meses del 2021, frente la visión de más limitaciones en el segundo año de pandemia y la indecisión por la situación económica del país.

En las primordiales áreas comerciales de la región de Buenos Aires, la proporción de locales vacíos subió un 65,6% al contrastar el segundo bimestre de este año con el primero del 2020, antes de que se implementaran las primeras medidas de cuarentena, según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Y sorprendió el incremento de 26,2% respecto del primer bimestre de este año, cuando por el momento no regían las duras limitaciones a la circulación de los meses anteriores.

El comercio sufre el azote de la pandemia y la recesión.

Oficinas vacías

En tanto, el cierre de áreas de trabajo clase A (de alta categoría) trepó al 14,9% en el primer período de tres meses el año, unos 6 puntos por arriba del promedio recurrente prepandemia, y un 15% respecto del último período de tres meses del 2020, cuando las limitaciones ya se habían aliviado, según la compañía global de servicios inmobiliarios empresariales Cushman & Wakefield (C&W).

“Lo primero es la caída de la actividad y las novedosas limitaciones a la circulación y lo segundo es la novedosa configuración del cliente y de las compañias porque hay bastante trabajo a distancia”, ha dicho a Efe el economista Jefe de la CAC, Matías Wilson, al referirse al desarrollo del comercio electrónico y a la multitud moviéndose por sitios no habituales.

Varios locales aguantaron la caída de actividad de 2020 (-5,4%, según el Centro Nacional de Estadísticas y Censos) poniendo sus ahorros para no cerrar. Más allá de que comenzaban a tener más oxígeno hacia el último período de tres meses del año y principios del 2021, frente el comienzo de la segunda ola se retomaron las novedosas limitaciones -como la prohibición de circular entre 20 y 6 horas-, y por el momento no lograron pelear más.

“Las limitaciones afectan las expectativas, varios eligieron no continuar adelante”, agregó Wilson.

La región céntrica de la Localidad atraviesa una grave crisis comercial.

La City porteña, desierta

La región más afectada es el microcentro de Buenos Aires, la clásico “City” porteña, que ha perdido parte importante del fluído de tránsito peatonal de turistas y oficinistas. Así, después de las 6.30 de la tarde queda prácticamente desierta.

En la emblemática calle peatonal Florida, la proporción de locales vacíos escaló un 369,2% en el segundo bimestre del 2021 en relación a la prepandemia y un 56,4% respecto del primer bimestre, según la CAC.

En tanto, un 25,4% de las áreas de trabajo en el microcentro estaban vacías al primer período de tres meses.

“El microcentro, de los submercados, es el que más está tolerando, no solo a nivel áreas de trabajo comerciales sino a nivel de locales de ‘retail’, porque bastante del basamento comercial del microcentro se encontraba abastecido por los empleados de las compañias, todo el trajín de la city porteña, el movimiento, los locales gastronómicos”, ha dicho el broker Senior de C&W, Rafael Valera.

Crisis en los shoppings

A todo eso se suma la desesperación de los shoppings de los shoppings, que ya tenían el 26,4% de los locales inactivos a febrero pasado y el Gobierno los obligó a cerrar en la región metropolitana de Buenos Aires desde el último 9 de abril.

Los comerciantes están “en la mitad de la segunda ola, con la indecisión caracteristica de la pandemia y de la economía argentina” y no esperan la asistencia estatal que brindó el Gobierno el año pasado, ha dicho Wilson: “Es un Estado que no posee los mismos elementos que otros Estados”.

Paralelamente, los clientes “no tienen idea si van a guardar el salario y el trabajo y se guardan la plata”, agregó, para asegurar que se cree que en las localidades populosas del interior del país se replicó el cierre de locales que sufrió la ciudad más importante.

Golpeados: los shoppings no logran alzar cabeza.

Espacios flexibles

Las compañias pasaron de renegociar alquileres de áreas de trabajo, que cayeron 3,2% interanual al tipo de cambio oficial en el primer período de tres meses, a buscar contraer hasta la mitad de las superficies, mientras sigue el “home office“.

Los inquilinos “están reduciendo costos a como dé lugar” y “se cuestionan si merece tener espacio superfluo”, ha dicho Valera, al tiempo que señaló que el desarrollo de las compañias de tecnología impide que el cierre de áreas de trabajo sea más grande.

Los dueños tratan de ajustarse provocando una oferta de espacios flexibles dentro de los inmuebles, “con espacios acotados de uso único” para guardar al inquilino si requiere achicarse o extenderse, en tanto parte de las novedosas vacancias fué tomada por compañias de “coworking” (oficinas compartidas).