La titular de Justicia Legítima votó el 2×1 para un famoso represor

102

María Garrigós de Rébori eligió en minoría por acortar la condena del espía del Ejército Raúl Guglielminetti, que operaba en el centro de detención “Automotores Orletti”

Como le pasó a Eugenio Zaffaroni, a quien luego de criticar a la mayoría de la Corte que votó la aplicación del 2×1 se le conoció un fallo suyo casi idéntico, con el que avalaba beneficiar al apropiador de menores Enrique Reis, ahora otra espada importante del kirchnerismo queda en off side con el mismo delicado tema.

Según detalla el diario Clarín, la doctora María Garrigós de Rébori, titular de la agrupación jurídica ultra K Justicia Legítima que había pedido la renuncia de Rosenkrantz, Rosatti y Highton, había votado a favor a aplicar el 2×1 nada menos que a Raúl Guglielminetti, el famoso espía del Ejército que operaba en el centro clandestino “Automotores Orletti”.

El 21 de diciembre de 2010, Guglielminetti fue condenado a 25 años de prisión por imposición de tormentos y privación ilegítima de la libertad agravada en 22 casos.

Sus defensores solicitaron que le concedan la libertad condicional alegando que ya había cumplido los dos tercios de la pena, gracias a un cómputo que incluía el artículo 7 de la ley 24.390. Es decir: pidieron que se lo beneficie con el 2×1.

Según informó el portal Infobae, los abogados de Guglielminetti argumentaron que si bien los hechos por los cuales había sido condenado su defendido eran anteriores a la derogación de la ley, en 2001 sus efectos continuaban vigentes en virtud del principio de la ley penal más benigna.

La misma tesis que admitieron los jueces de la Corte que hace dos semanas votaron por aplicar ese beneficio al represor Luis Muiña.

La Cámara Criminal y Correccional rechazó el pedido de excarcelación del represor, pero hubo un voto en disidencia: fue el de la jueza María Laura Garrigós de Rébori, presidente de Justicia Legítima.

En su voto, Garrigós sostuvo que Guglielminetti había cumplido los dos tercios de la pena, debiendo aplicarse el 2 por 1 por tratarse de la ley penal más benigna. Y agregó: “Considero que lo requerido por la defensa no es un beneficio sino un derecho”.

Entre sus argumentos, la jueza sostuvo que no existía peligro procesal, es decir, estimaba que Guglielminetti no se iba a fugar o entorpecer la investigación, por lo que concluyó: “A mi juicio, corresponde hacer lugar a lo solicitado”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here