¿Hizo bien Prat Gay al pedir disculpas por el kirchnerismo en España?

64

La novedad es que Prat Gay, investido de representación oficial, pidió disculpas. Y no lo hizo como Juan Pablo II en 1979 por la Inquisición que había condenado a Galileo Galilei cuatrocientos años antes sino por destratos kirchneristas bien frescos, despachados hasta hace sólo medio año.
Es posible imaginar que el ministro haya sacudido a los usuarios criollos de frases tipo ”los trapos sucios se lavan en casa” y que también haya conseguido reanimar en España a los contadores de chistes sobre argentinos, pero debe tenerse en cuenta que pedir disculpas se ha vuelto una práctica corriente en el mundo contemporáneo. Casualmente algunos diarios europeos vienen de informar las que le pidió Hebe de Bonafini a Francisco en el Vaticano, se supone que por haberlo confundido con alguien menos venerable, digamos, para no repetir detalles escatológicos vinculados con su anterior opinión.
Las que pidió Prat Gay por ”los abusos” del kirchnerismo tuvieron una cola de sonoridad escolar: lo que pasó, dijo el ministro, ”no va a volver a ocurrir”. En su momento, cuando hizo su propio road show ante inversores españoles, Kirchner habló pestes del menemismo, también planteó un futuro irreversible, pero no se disculpó por el pasado. Para nada se hizo cargo del período menemista, pese a que Menem y él eran del mismo partido (sobre todo a los ojos de un europeo) y ambos habían compartido las boletas electorales desde 1989. En 2003 la complicidad se la enrostró Kirchner a quienes lo escuchaban. Sin desperdiciar amabilidad les dijo: ”Una cosa era con el menemismo y otra será con nosotros, y ahora no hay que llorar porque ustedes sabían a lo que se arriesgaban”.
Silvia Pisani le preguntó a Kirchner, al terminar, si no temía que con tanta dureza hubiera riesgo para las inversiones. ”No -respondió el Presidente-, porque la Argentina volverá a ser un país serio, con seguridad jurídica; crecerá, pero no como sucedió hasta ahora, con beneficio para un grupito de tres o cuatro”. Precisamente Prat Gay pidió disculpas, en un sentido más profundo, porque entre aquel plan y la realidad se verificó cierto distanciamiento.
Como corrió tanta agua bajo el puente tal vez prevalezcan en los oídos de mucha gente los ecos patrióticos de la eufórica recuperación de YPF para la soberanía nacional. Pero eso fue recién en 2012. Aquella tarde en Madrid, Kirchner, que recién conocía Europa, enrolló el látigo por un instante para adular a Alfonso Cortina, presidente de Repsol YPF. Textual: ”Hay cosas para destacar, como, por ejemplo, la tarea desarrollada por esa empresa petrolera en la región patagónica y la forma en que cumplió los acuerdos celebrados”. Dicho lo cual retomó la faena de fustigar al resto, a los cómplices ibéricos de Menem. ”Nos hizo parir”, dirían luego los empresarios, giro idiomático que se hizo famoso. El episodio, de gran repercusión en la Argentina, resultó icónico y contribuyó a satisfacer la demanda social de un presidente firme, defensor de los intereses nacionales. Pero en los hechos los años que siguieron no estuvieron caracterizados por una lograda preservación del interés nacional sino por una sucesión de prácticas muchas veces contradictorias, de variada impronta nacionalista, sin políticas energéticas (ni aerocomerciales) integrales, sostenidas y exitosas.
Precisamente sobre cómo se expropió YPF ayer Prat Gay fue tajante. Habló de ”disparate” y aseguró que Macri va en la dirección contraria. Es interesante detenerse en este punto. ¿Habría tenido otro modo de ofrecer previsibilidad el representante argentino sin mencionar la manera sinuosa y lo caro que terminó resultándole al Estado el experimento nacional y popular con la mayor empresa del país? La misma pregunta podría ser planteada respecto de Aerolíneas Argentinas, a la que los Kirchner estatizaron cinco años después de involucrarse en las pésimas administraciones -incluso delictivas- de los sucesivos dueños españoles, para luego pretender que el Estado había sido poco menos que el Mesías, cosa que los números de la compañía hoy no están confirmando.
Desde luego, la estabilidad de las reglas de juego es una virtud difícil de promocionar cuando no ha habido tiempo para demostrarla. Las disculpas por el kirchnerismo que supimos conseguir tal vez ganaron eficacia cuando Prat Gay bromeó con la cuestión de las formas, se ve que sin necesidad de explicar más: ”Dados los antecedentes -dijo- me alcanzaría con llegar temprano, ceñirme al tiempo acordado para mi discurso y escuchar al resto con respeto para ser el héroe”.
De la mano de su fundador, el kirchnerismo siempre se burló de los buenos modales. Prat Gay, que los practica con naturalidad, sobreentendió que los destratos propios de los Kirchner no eran ornamentales, anecdóticos, sino un concepto de negocios sujetos al arbitrio personal del que manda. Esa forma altanera de ejercer el poder años atrás entusiasmaba a multitudes encantadas con el populismo. Ya no.
Al pedir disculpas, el ministro de Hacienda y Finanzas seguramente acertó. Fue una forma rotunda de subrayar el cambio, explotando un recuerdo ingrato.
Pablo Mendelevich para La Nación.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here