Encuesta desafiante en Provincia: a quién no votaría la gente

67

El trabajo de la consultora González y Valladares fue un relevamiento a comienzos de este mes y se publicó días atrás

Es, según juran los especialistas, uno de los ítem que hay que mirar con más atención a la hora de seleccionar un candidato.

Se lo podría llamar efecto Menem 2003: el ex presidente resultó el más votado en la primera vuelta de aquel año, pero por un enorme rechazo electoral, directamente se bajó del balotaje que consagraría a Néstor Kirchner.

En octubre próximo no hay comicio ejecutivo, pero ese “techo” se mira con atención, sobre todo en la provincia de Buenos Aires.

El trabajo, de la consultora González y Valladares (que hizo algunas mediciones para el massismo), fue un relevamiento a comienzos de este mes y se publicó días atrás. Fueron 800 casos, con un margen de erro de +/- 3,35%.

Luego de presentar el sondeo, se pasa al cuadro de la “probabilidad de voto a legislador”. Y, nombre por nombre, se consultan cuatro puntos: si “podría votarlo”, “no lo votaría”, “lo conoce pero no sabe si lo votaría” y “no lo conoce”. Este último, también un ítem sensible.

Según indica el diario Clarín, aunque conocido, el resultado más llamativo es el que involucra a Cristina. Aparece arriba en las dos puntas: entre los que podrían votarla (33,3%) y entre los que no la votarían (58,3%).

La duda en el círculo rojo de la política es en qué lugar la ubican ese piso y ese techo, bastante rígidos. Como en la elección para senador en la Provincia ganan bancas el primero (dos cargos) y el segundo (el restante), se especula que Cristina, aún haciendo una buena elección, en un escenario repartido podría quedar tercera y sin lugar. Por ahora, sólo debate de laboratorio y café.

El más preocupado de ese espacio, sin embargo, puede ser Daniel Scioli. Su techo electoral creció y hoy es (lamentablemente para él) el precandidato con récord de “no lo votaría”, con el 61,3%. Y la medición es previa al affaire del embarazo con su joven novia modelo, lo que habría arrastrado aún más para abajo sus números.

El otro que supera el 50% de rechazo es el ex ultra K y ahora peronista moderado Julián Domínguez (55,2%). El resto, está todo por debajo de esa línea.

Con los posibles postulantes oficialistas pasa también algo particular: son los que menos rechazo electoral tienen, pero en buena parte porque la gente no los conoce.

Gladys González (a cargo del Acumar y reconocida por impulsar la investigación que terminó con el sindicalista Caballo Suárez preso), llega a un incómodo 39,4% de desconocimiento.

El “techo electoral” en la Provincia, se argumenta puertas adentro, fue una de las razones por las que se invitó a Elisa Carrió a seguir en la Ciudad.

En cuanto a uno de los nombres del momento, el ex ministro Florencio Randazzo, se encuentra en un punto intermedio: ni mucha gente “podría votarlo”, ni mucha “no lo votaría”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here