Donald Trump le declara la guerra a las filtraciones en la Casa Blanca

114

Creó una fuerza especial para combatir el “flagelo” y prometió mano dura contra quien revele información a la prensa.

Obsesionado por la cantidad de información que trasciende desde la Casa Blanca, el presidente estadounidense Donald Trump creó una “fuerza especial” para combatir las filtraciones y promete mano dura contra cualquier persona que revele a los periodistas datos reservados de la administración republicana.

La medida fue anunciada por el Fiscal General Jeff Sessions, su vice Rod Rosenstein y el Director Nacional de Inteligencia Dan Coats, en una presentación ante la prensa en el departamento de Justicia. Sessions condenó el “asombroso número” de filtraciones de información confidencial a los periodistas, incluyendo la transcripción exacta de una conversación del presidente con su par mexicano Enrique Peña Nieto que fue divulgada ayer por The Washington Post.

Sessions aseguró que desde enero el Departamento de Justicia ha “triplicado el número de investigaciones activas de filtraciones”.

“Para decirlo directamente: estas filtraciones lastiman al país”, dijo Sessions, quien informó que el departamento de Justicia que dirige presentó cargos contra cuatro personas por divulgación de informaciones confidenciales. Quien filtre información de ese tipo “será investigado y procesado”, añadió. Anunció además que el FBI creó una nueva unidad de contrainteligencia para tratar con este tipo de casos.

Coats también envió un mensaje claro a los posibles informantes: “Si divulgas información clasificada, te encontraremos, te investigaremos y te procesaremos con todo el peso de la ley. No estarás contento con el resultado”.

Coats aseguró que las filtraciones no se originan solamente en la llamada “comunidad de inteligencia”. “Provienen de un amplio abanico de fuentes que incluye el brazo del poder ejecutivo y también al Congreso”, apuntó. La divulgación de información confidencial y reservada es “un acto criminal”, insistió.

El anuncio se enmarca en los intentos del presidente de atajar las filtraciones que se multiplicaron en los primeros meses de su administración. De hecho, hace 10 días, Trump había acusado a Sessions por Twitter de ser “muy débil” en las investigaciones de estos casos.

A través de filtraciones a la prensa han salido a la luz duras conversaciones de Trump con líderes mundiales, las internas de los funcionarios en la Casa Blanca, pero también los contactos del presidente con funcionarios rusos en la trama conocida como “Rusiagate”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here