Cómo pagó Odebrecht los US$ 14 millones para quedarse con la obra de AySA: sociedades offshore, bancos y una firma fantasma

157

La constructora brasileña admitió sobornos para ganar un contrato durante el kirchnerismo; cuál fue la ruta del dinero y quiénes fueron los intermediarios

La ruta de los US$ 14 millones que se usaron para pagar coimas a funcionarios del Ministerio de Planificación Federal por el proyecto AySA – Paraná de las Palmas abarca al menos cuatro sociedades offshore, bancos en Panamá, Antigua y Barbuda, y Uruguay, y una sociedad pantalla de un “valijero” brasileño que opera desde la zona franca de Montevideo.

Ese “valijero”, Olivio Rodrigues Junior, más conocido como “Gigolino”, ya se acogió a la delación premiada y comenzó a contarle a la Justicia brasileña lo que sabe sobre todo ese entramado offshore. Pero en la Argentina, mientras tanto, es poco y nada lo que se sabe sobre esos sobornos millonarios. Hasta ahora.

Las coimas fluyeron en dos fases, según documentos todavía secretos de la investigación Lava Jato a los que accedió LA NACION. La primera, entre noviembre de 2007 y hasta fines de 2010, rondaron los US$ 7,6 millones con el entonces presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, como intemediario, y el directivo de AySa, como Carlos Biancuzzo, como primer receptor y, acaso, distribuidor entre terceros que siguen en las sombras.

La segunda fase contó con el lobista Jorge “Corcho” Rodríguez como protagonista, en representación de Roberto Baratta, el lugarteniente de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación. Y la ruta del dinero comenzó en el Credicorp Bank SA, de Panamá, donde la firma offshore Select Engineering Consulting and Services operaba la cuenta 4100228962.

Con domicilio constituido en la casilla de correo 3174, de la Palm Chambers, en el número 197 de la Main Street de Road Town, Tortola, Islas Vírgenes Británicas, esa sociedad offshore contaba con un ejecutivo como responsable: Eduardo Lucio Patrao. Y un “RUC” (registro único de contribuyente) panameño, el equivalente a la CUIT argentino. Era el 37405-45-267330.

Desde esa cuenta salieron múltiples transferencias, de entre 100.000 y 500.000 dólares cada una, con destino a Uruguay. La primera que detectó el consorcio periodístico liderado por IDL que integra LA NACION es del 26 de junio de 2012; la última, del 12 de diciembre de ese mismo año.

Todo un banco para delinquir

A esa primera sociedad offshore se sumó poco después Klienfeld Services Ltd, con la cuenta número 244001 que operó desde el Meinl Bank, en Antigua y Barbuda. Completó transferencias a Uruguay por montos muy dispares: desde apenas US$ 18.000 hasta otras por US$ 497.2000 durante 23 meses, entre el 21 de agosto de 2012 y el 24 de julio de 2014.

Klienfeld no era más que una firma pantalla controlada por el “cuevero” -o “doleiro”, en la jerga- Olivio Rodrigues Junior, y su hermano Marcelo, quienes al mismo tiempo controlaban Graco Corretora de Cambio, una agencia que también manejó fondos ilícitos de Alberto Youssef y Leonardo Meirelles, el “doleiro” que completó transferencias en 2013 a favor del actual jefe de la inteligencia argentina, Gustavo Arribas.

Klienfeld Services era, también, la firma offshore a la cual recurrió Odebrecht para pagar una coima pendiente a Manuel Vázquez, el testaferro del ex secretario de Transporte, Manuel Vázquez, al igual que para completar múltiples sobornos millonarios en Ecuador, Perú y Panamá, y financiar la última campaña del presidente venezolano Hugo Chávez, según los fiscales brasileños del Lava Jato.

La tercera firma offshore involucrada en el negociado de AySa – Paraná de las Palmas también operó desde el Meinl Bank, el banco que compró Odebrecht para sus operaciones ilícitas. Se llamaba Trident Inter Trading Ltd y recurrió a la cuenta 244003 para girar dinero a Uruguay.

En el caso de Trident, sin embargo, sólo completó una transferencia, el 15 de enero de 2013, por US$ 315.000 con destino a Montevideo, aunque la sociedad se utilizó para otros delitos en múltiples ocasiones. Entre ellos, para pagar sobornos en el exterior a ex directores de Petrobras y a los hijos del entonces presidente de Panamá, Ricardo Martinelli Berrocal, en Suiza.

La cuarta y última sociedad offshore, Innovation Research Engineering and Development Ltd, radicada en Antigua y Barbuda, también recurrió al Meinl Bank para transferir fondos. Desde la cuenta 244006 giró 347.180 dólares, el 1 de marzo de 2013.

Innovation también acumula antecedentes oscuros. Odebrecht la utilizó para, por ejemplo, transferir coimas a los hijos del presidente Martinelli y para canalizar fondos a las campañas electorales de varios políticos latinoamericanos.

¿Cuál fue el destino del dinero?
Aunque las transferencias salieron desde cuatro firmas offshore, todas registraron el mismo destinatario en Uruguay: la sociedad anómima Sabrimol Trading, con domicilio en la ruta 8, kilómetro 17,5, de la zona franca aledaña a Montevideo.

Constituida en diciembre de 2007 como una sociedad anónima con acciones al portador, Sabrimol Trading SA aparece vinculada a un abogado uruguayo, Carlos Dentone, pero en la práctica era controlada por los hermanos Olivio y Marcelo Rodrigues.

Para recibir esos millones de dólares que llegaban desde Panamá y Antigua y Barbuda, los Rodrigues utilizaron la cuenta 1223640 de Sabrimol Trading SA en el Banco Itaú en Uruguay. Esa es la última escala conocida, hasta ahora, sobre las coimas pagadas a los funcionarios argentinos.

Pero ese misterio acaso se resuelva en poco tiempo. Olivio Rodrigues fue detenido, acusado de lavado de activos bajo las órdenes de dos ejecutivos de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas y Fernando Migliaccio, y se acogió a la delación premiada. Desde hace más de un año comenzó a confesarle todo lo que sabe a los fiscales y al juez del Lava Jato, Sergio Moro.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here